Revolut es un servicio de pagos invaluable, donde el cambio de monedas es una necesidad. Puedes utilizarlo para transferencias de bancos internacionales, pero para aprovecharlo al máximo y para que puedas pagar tu frappuccino favorito donde sea que estés, necesitas una tarjeta de pagos. Existen dos tipos de tarjetas disponibles con una cuenta estándar gratuita:  

Tarjeta Virtual

Una vez que te registres, ya puedes ser elegido para obtener una tarjeta virtual gratuita. Las tarjetas virtuales son tarjetas de débito sin presencia física, por ende, recibirás un número, código de validación y fecha de vencimiento, pero no una tarjeta de plástico. Por lo tanto, es muy conveniente para realizar pago por internet. Tú como usuario puedes desactivar la tarjeta luego de cada transacción, para así limitar la posibilidad de cargos no autorizados y asegurar tus compras por internet. Pero no podrás pagar tu frappuccino (a menos que lo pagues a través de la aplicación). Para hacer esto necesitas una tarjeta de débito.

Tarjeta de débito

La tarjeta Revolut es una de las tarjetas de débito más hermosas con un degradado de azul a morado. Más importante aún, es lo que hace de Revolut un servicio valioso y lo que te permite disfrutar completamente de la principal característica de Revolut – una económica tarifa de cambio.

Para comenzar a pagar con tu tarjeta de débito, necesitarás recargar tu cuenta Revolut. La manera más conveniente de hacerlo es con tu tarjeta de débito bancaria. Si tu tarjeta fue emitida dentro de EEA no se cargarán tasas (más detalles aquí), si este no es tu caso, utiliza una transferencia bancaria. Importante: utiliza siempre tu moneda local para recargar en la aplicación de Revolut. Lo que quiere decir que si tu cuenta bancaria es manejada en Euros deberás recargar en Euros ya que no quieres que tu cuenta bancaria realice la conversión, quieres que Revolut lo haga.

Una vez que tu cuenta esté recargada la magia comenzará – lo que quiere decir que podrás comenzar a cambiar tu dinero. Revolut te permite retener dinero en 24 monedas, y una vez que pagues con la tarjeta, utilizará en primera instancia la moneda de la tienda. Si accidentalmente te quedas sin Libras, la aplicación realizará el resto del pago con las otras monedas automáticamente.

Por supuesto, puedes utilizar una tarjeta de débito para realizar retiros de los cajeros automáticos, lo cual está libre de cargos por parte de Revolut hasta 200 EUR al mes (cualquier monto superior a ese será cargado con el 2%). Desafortunadamente, algunos cajeros automáticos también pueden cargar una tasa. También, mantente alerta ya que no quieres que el cajero automático haga la conversión de la moneda ya que esto puede ser muy desfavorable en comparación con Revolut.

Revolut ofrece tarjetas de débito de la red MasterCard o Visa. Ambas son apropiadas para transacciones en línea. Ambas le permiten al usuario pagar sin contacto y excelentes opciones de seguridad como el permitir un pago solo en la misma ubicación en la cual se encuentra el teléfono celular, o deshabilitar los pagos en línea o retiros de los cajeros automáticos.

Una de las desventajas es el hecho de que si la tarjeta de débito fue emitida en el Reino Unido, podría ser declinada por algunos servicios si tu dirección está fijada a un país diferente, ej. Spotify.

En general, la combinación de alta seguridad un excelentes tarifas de cambio hacen de Revolut una extraordinaria compañía para tu viaje internacional.